Herramientas para ahorrar y maximizar el uso de la energía

INTECO, Manuel González

Como todos sabemos, el uso de energía es fundamental para el dinamismo del país. La industria, las empresas, las instituciones y las residencias, necesitan de este recurso para generar empleo, utilidades y en general, cumplir su papel respectivo en el ecosistema nacional

Y este panorama parece que no cambiará ni en el mediano ni largo plazo. De hecho, según datos de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), el consumo de energía en el mundo se ha duplicado en los últimos 40 años y se prevé que aumente un 30% más para el 2040

Paralelo a esto, el costo de la vida sigue en aumento y como lo dijimos, no podemos prescindir de la energía. Afortunadamente, para colaborar con la rentabilidad de las organizaciones, existen herramientas que nos permiten maximizar el uso que estamos dando a este recurso

Una de ellas es la norma internacional INTE/ISO 50001:2018 Sistemas de gestión de la energía. Requisitos con orientación para su uso, que presentó recientemente en el país su actualización.

La norma le propone a las organizaciones establecer, implementar, mantener y mejorar un sistema de gestión de la energía (SGEn) que le permitirá mejorar su productividad y desempeño ambiental

La mejora del desempeño energético puede proporcionar rápidamente beneficios para una organización al maximizar el uso de sus fuentes de energía y activos relacionados con la misma, reduciendo tanto el costo como el consumo

En otras palabras, es una herramienta estratégica que ayuda a las organizaciones a poner en su lugar un sistema de gestión de energía, lo que podría significar la implementación de nuevas tecnologías energéticamente eficientes, reduciendo el desperdicio o mejorando procesos actuales para reducir los costos de este recurso

Implementar una política energética, significa establecer objetivos alcanzables para el mejoramiento continuo del desempeño energético de la organización, fijar metas y objetivos para cumplir con esa política, medir los resultados obtenidos y revisar la efectividad de las acciones, entre otras cosas

La norma es certificable, lo que le da un valor agregado para la organización al optar por el uso del proceso de evaluación como una herramienta para mejorar las operaciones, le brinda acceso a ciertos mercados que requieren sistemas de calidad certificados, mejora la eficiencia global de la empresa y brinda un importante posicionamiento de la empresa en el sector o área de su especialidad.

Esto lo puede experimentar cualquier organización sin importar su tipo, tamaño, complejidad, ubicación geográfica, cultura organizacional, o los productos y servicios que suministra

Implementar la nueva edición de la norma internacional, le permite estar a la actualizado de acuerdo con las necesidades del mercado nacional e internacional, permitiéndole ser más competitivo, obtener un mayor reconocimiento en el mercado, promover la mejora continua en los procesos, mejorar el rendimiento energético y línea de base de energía

Si usted quiere ser parte del movimiento mundial que trabaja por el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, le comentamos que al implementar un sistema de gestión de la energía, colaborará para alcanzar varios objetivos como lo son Energía limpia y asequible, Producción y consumo responsable y Acción por el clima.

Además, se une a los importantes esfuerzos que está realizando el gobierno para formar parte de la OCDE y a la ejecución del Plan Nacional de Desarrollo, específicamente a la descarbonización

Ahorro, un uso de la energía más eficiente, mejora continua, colaboración con el ambiente, mayor productividad. Son muchos los beneficios  de arrollarse las mangas y trabajar bajo la sombra de un sistema de gestión. Es hora de tomar decisiones estratégicas por el bien de su organización y del país entero.