Norma técnica promueve uso de ingredientes naturales en industria alimentaria

INTECO, Comunicación
  • Según profesionales en nutrición, un consumo excesivo de aditivos puede ser cancerígeno

  • La norma permite nivelar términos y criterios entre las empresas


En esta época en que los consumidores son más exigentes en torno a la calidad de los productos en general y buscan cada vez más alimentos sanos, el Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica (INTECO) desarrolló la norma: INTE/ISO/TS 19657:2018: “Definiciones y criterios técnicos que permiten considerar un ingrediente alimentario como natural”.

De acuerdo con el Colegio de Profesionales en Nutrición (CPN) las personas incurren en hábitos alimenticios incorrectos cuando su base son productos procesados que están adicionados con ingredientes artificiales tales como bebidas gaseosas que contienen aditivos como ácido fosfórico y conservantes, panes, bollería, galletas, golosinas, etc.

Nancy Solano, representante del CPN asegura que “como profesionales en el área de nutrición, partimos de la premisa que en un estilo de vida saludable se deben priorizar las fuentes de alimentos o ingredientes naturales y un consumo excesivo de aditivos como nitritos y nitratos para conservarse podrían ser cancerígenos”.

En este sentido, la norma se consolida como  un firme  avance para continuar mejorando la calidad de vida de las personas pues permite mejorar la comunicación entre las empresas, sobre los ingredientes alimentarios que se consideran como "naturales", ayudando a nivelar criterios y asegurar prácticas comerciales justas dentro de la industria de alimentos y bebidas. 

Felipe Calvo, coordinador de Normalización de INTECO explica que “la norma INTE/ISO/TS 19657 es el primer documento internacional que establece las definiciones y criterios para catalogar un ingrediente como natural, permitiendo de esta manera que la industria de los alimentos y las bebidas se entiendan en el mismo lenguaje, disminuyendo con el riesgo asociado e incrementado la confianza de los consumidores”.

La norma específica las definiciones y los criterios técnicos (fuentes aceptables, materiales y procesos) a cumplirse para que los ingredientes alimentarios se consideren naturales y que formen parte de un productos consumible por seres humanos. Es aplicable en la comunicación negocio a negocio, es decir entre los que venden y compran materias primas, no en el etiquetado.

Mónica Elizondo, Tecnóloga de Alimentos de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (CACIA), organización que participó en el desarrollo de la norma, afirma que “para la industria alimentaria la norma es positiva porque se establecen reglas claras y transparentes para poder llamar a un ingrediente “natural” y se protege contra el comercio desleal, para el consumidor también porque va a tener mayor seguridad de que si un ingrediente se llama “natural” es porque el producto cumple requisitos técnicos respaldados por una norma internacional”.

Además de  mejorar la comunicación, permite  unificar los criterios y tener la suficiente seguridad del tipo de ingrediente alimentario que están utilizando. Estos criterios al ser establecidos en una norma internacional, permiten aumentar el acercamiento y el consenso con empresas de otros países al utilizar los mismos términos para designar un producto como natural y otro que no lo es.

La norma proporciona una solución para todas las empresas de alimentos, independientemente de su tamaño o la categoría de alimentos al unificar los criterios, apoya una manera responsable, confiable y competitiva de proporcionar instrucciones armonizadas a nivel mundial, permite armonizar las especificaciones técnicas de ingredientes naturales de alimentos y rompiendo barreras al comercio internacional.

El Grupo de trabajo técnico que participó en el desarrollo de la norma internacional y en el proceso de adopción nacional fue la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (CACIA), NUMAR, POZUELO, Molinos de Costa Rica, Universidad de Costa Rica (UCR-Nutrición), Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) y la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), a través de la coordinación de INTECO.